EEUU anuncia US$48 millones para refugiados y migrantes venezolanos

Naciones Unidas, 25 sep.- El vicepresidente, Mike Pence, anunció hoy en la ONU un nuevo paquete de ayuda de 48 millones de dólares para los países de Latinoamérica que reciben a refugiados y migrantes venezolanos, lo que eleva el monto total de asistencia estadounidense a 95 millones.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, dio cuenta en un comunicado del nuevo paquete de ayuda de Estados Unidos.

“EE.UU. sigue preocupado por la lucha que los venezolanos afrontan cada día para satisfacer las necesidades básicas de sus familias en medio del caos y la represión desatada por el régimen del presidente Nicolás Maduro, y pide un mayor apoyo para el bienestar del pueblo venezolano y la restauración de su democracia”, declaró Sanders.

La portavoz explicó que “Estados Unidos insta al régimen de Maduro a que permita de inmediato que la ayuda internacional, incluidos alimentos y medicinas, llegue a Venezuela a una escala suficiente para satisfacer las crecientes necesidades humanitarias”.

La nueva partida servirá para dar ayuda alimentaria a los refugiados venezolanos y, además, dotará de más recursos a los centros de salud para que puedan ofrecerles atención primaria y primeros auxilios, además de asistencia psicológica y suplementos nutricionales, según la nota.

La partida beneficia a Brasil, Colombia, Ecuador y Perú, entre otras naciones.

EE.UU. ha destinado en total 95 millones de dólares para la ayuda humanitaria a los desplazados venezolanos en Latinoamérica desde el comienzo del año fiscal 2017, es decir, desde el 1 de octubre de 2016.

De esos 95 millones de dólares, 23,5 millones han sido destinados a Colombia, el país que recibe al mayor número de venezolanos.

Aproximadamente 35.000 venezolanos cruzan cada día la frontera con Colombia, algunos en busca de medicinas y alimentos, y otros de un futuro mejor para establecerse de forma permanente.

Venezuela ha perdido más del 40 % de su producto interior bruto en los últimos cuatro años y registra una inflación disparada que se espera que alcance el 13.000 % este año, de acuerdo a datos del Fondo Monetario Internacional.